SABIDURÍA DE 28

Mi idiosincrasia le escribe al cielo como si fuera a lanzar una oración

Porque son grandiosas las cartas lanzadas a la suerte

A las misas herejes y a los ángeles en desconcierto…

Así se fundan los besos, como anticipaciones ideales para lo que viene

Examinando a los mortales, pidiendo requisitos al momento de un roce

A ver cuál es mejor poeta, a ver cuál es mejor artista en el dibujo…

¿y quien saca la fotografía del muerto?

¿quién le dedica tiempo a besar después del grito?

¿quién tiene noble el cuello después del vampiro?

Y la calma desaparece en tus declaraciones aclaratorias

De que el mar no es el mar después de haberme hundido

De que el cielo estaba pintado y el viento era sólo una metáfora del fin.

Estrategias para partir

Engolarse con las palabras hasta lo más ridículo del universo, entender que apoyar los derechos humanos comprende un coito bien celebrado en luna nueva, encender todas las velas en las misas, encender todas las velas en la mesa, alejarse de vez en cuando y no emitir sonido, abandonar los compromisos asumidos, hacer entender que el minuto es exacto, asumir la responsabilidad de la melancolía postmortem, aceptar que los asesinatos son colectivos, deprimirse en el momento exacto de la despedida y la muerte.

Dejar de lado los olvidos, olvidarse por un momento del olvido, para después retomarlo con elegancia en todas las flores que aparezcan…hacer yoga a las cinco de la noche, meditarte en todos los inviernos, comerte frutas y decir hasta luego después de cada pepa. Escribir y escribir, hasta enloquecer en el intento después de cada punto final, y puntos apartes y comas, y toda pausa justificada por tu ausencia…y buscar manías nuevas como aconsejar a los ángeles guardianes, dibujarte en los minibuses, acercarse al pasado, patear lo pisado y decir adiós, hasta aquí respiro, ahora necesito entrar a la sala de terapia intensiva.  Eso y mucho más como una estrategia para partir… en tu nombre y en los miles de nombres que tengo para ofrecerte.

I like you (escuchese de Morrisey)

Acaso has planificado este suicidio?

Acaso me has preguntado alguna vez que me molesta el sabor de tu casa?

De la marihuana y de los vinos, del ácido que te está envolviendo la memoria…

Hagamos el trato de escaparnos en tu reloj

Y en todos los adornos que te auto regalas

Y cuelgas y suspendes y tatuas como pequeños premios a tu esfuerzo…

Tautemos con nuestras salivas el recuerdo de la lengua…

El silencio de mis manos en tus cosquillas

La facilidad que no existe para nosotros

Las palabras inauditas y las conclusiones después de nada

Después de no morir por nada ni por si acaso nos inventemos un nuevo aliento…

Porque después del sabor a coca

Apareces con la magia debajo de los lentes

Escondidos los regalos en el cielo, llorando lunas

Que confabulan mi asombro, el asombro que predice una entrega.

Y es así que todos los que existen pegados en la pared nos miran morir

Del frío y de las ganas, de no poder y sentir que las cosas no son tan fáciles

Como nos lo decían las lunas y el cantante que le encantaría morir en el intento…

ESTOY COMO EL AZUL VIOLETA

I

Hoy me defino como solitaria en el camino

Hoy te defino implacable con tu silencio

Mañana seremos como el viento y la brisa

Mañana seremos la esencia de aquel grito.

II

Ha nevado, ha llovido

Y aún no nos hemos encontrado

A pesar del viento y el olvido

A pesar de tu música y mis oraciones.

Te busco para que te deleites de mi esencia

Te busco para que me mires por un rato

Te busco tanto y no te encuentro

Y no te encuentro… y no te encuentro.

III

Quizás ahora sea la responsabilidad del reloj

Salir de los quicios cercanos al milagro

Salir de los mujeriegos que aparentan certezas

De la ternura y de las manos pequeñas.

Hoy he pensado en los regalos

Una veneración radical de todos los poetas

Un juguete que cae de rodillas

Y el futuro visto como el gran espectáculo de tu vida.

Tus hombros han guiado mi historia hacia tus fronteras

Tu espíritu ha terminado hablando de mis tierras

Devolvamos esta sonrisa al triunfo cualquiera

Subamos la escalera de aquellas ocurrencias.

No tengo tiempo para tus quejas de migraña

Es hora de sacar la ignorancia de estas sillas,

Hay que invitar al peligro y arder como lo hacen las calles.

Es la más grande recomendación para los culpables,

Cruzar los combates haciéndose hermano

Cuidar de los barrotes el desayuno y la mano amiga,

Guiar la melancolía en distintos alborotos de la intensidad.

Leyendo libros y pisoteando lágrimas,

Así me vas encontrar este día

Con una democracia natural en las arterias

Y en todo lo posible de una sorpresa.

Porque apareces como el hombre que roza la confianza

Como aquel que devuelve su sonrisa a los estanques

Como aquella flor que ha temblado ante las tijeras

Y como esa palabra que se ha escrito fácilmente para un final.

IV

SOBRE CUIDAR LAS ESTRELLAS

Para el Rodríguez pues A Proposito de su judith

(26 de agosto) descubriendo la salvación de su guitarra y su voz antigua, que me salva del horror de este amor estido.

La amargura se disfraza de sur

El sur se queda quieto después de ti

Nunca más me verás como me viste

Y quizás yo siempre te vea como te vi.

LA LEYENDA DEL PERRO Y LA SERPIENTE

Era de esas veces que no llegaba el caballero

Entonces la recibió su compañero vestido de negro

Con las medias mal puestas, con los ojos cansados

Con el llanto de siempre.

Es así que la conversación se convertía en un ritual

Ella le susurraba preguntas indiscretas

El contaba travesuras de la lluvia

Ella le decía de su tristeza y él contaba su soledad sincera.

Un día él decidió acompañarla hasta la esquina del imperio

Corriendo y jugando, ladrando en silencio a su presencia

Mirando una que otra hembra vecina

Derrochando la energía que quizás ella debía contagiarle.

Ya no te arrastres por este camino amiga serpiente, le dijo

No es culpa tuya, hermano perro

Es culpa de ciertas ignorancias y la falta de experiencia

Es culpa de mi lengua y de la tierra al revés.

Cuando hubo llegado el caballero

El perro la acompaño de nuevo sin que se diera cuenta

Pero después, cuando la vio llorar y enroscarse sola en una esquina

Corrió y se hincó desconsolado para sólo besarle la rodilla con el hocico.

…………………………………………….

Tú no tienes la culpa de mi saturno en leo

Ni siquiera de mi Júpiter expansivo en el ascendente

Y peor que tenga una cuadratura con marte en la casa diez,

Al fin y al cabo es el minuto exacto de este estado.

Porque evidentemente si he sabido parecer una serpiente

También pude ser un pez que se escapa en tu pecera

Y terminar como una lombriz aplastada por el último de tus zapatos.

Porque evidentemente tú sabías que yo vivía para mostrarme

Como una maga con el arte, como una sabia con las estrellas

Y una loca en las palabras, caprichosa con las sorpresas.

Es así cómo me entró la espada llena de realidad

Tan veraz y certera, como tus apreciaciones a mis intenciones

Como tus metáforas a mis acciones indecisas del miedo.

Porque me sujetaste al borde del abismo,

Y aprendimos a martillarnos en palabras

A sujetarnos con esa atención de llamada telefónica

A sujetarnos con almuerzos y frasecitas hechas.

Porque al fin y al cabo fue una negligencia mutua

De no querer terminar, y de no saber como marcharse

De desear la locura, y de hacerse al loco con el silencio.

De impactarte hasta el tuétano y terminar de espantarte con mi fantasma.

El teatro del sueño

Se han cansado los relojes de esperarte

Nos hemos quejado todos de tus llegadas

Y no has dejado de correr a contradestino

A contra todo lo planificado en esta cena.

La lluvia se acerca entonces, como reclamo

Como un reproche de nuestras mentiras

Como si se tratara de un contrato mal hecho,

En un viernes opaco, en un viernes incompleto.

Decido romper entonces las flores que no llegaron

Pétalo a pétalo descubriendo tu tardanza

Pero a mi no me interesa el color de tu llegada

Ni siquiera el saludo que me des cuando esté dormida.

Es así que te espero con la intranquilidad de una guitarra.

Con el deseo de todos los animales al ver su presa

Con el silencio de una alcoba que no repara en miedos

Y en calidad de entrega siniestra, esperando una vaga respuesta…acaso un beso.

La noche

Encorvo la espalda y me oculto de lo correcto

Corrijo el silencio y desplazo los miedos

Cierro los ojos buscando tu cielo

Me pierdo en el laberinto de tu casa.

……………………………………

La gente ha decidido evadir e irse

extravagantes, como lo hacen las estrellas

en busca de nuevas haciendas

en busca de nuevos silencios incompletos.

Decido entonces, asesinar tus apariencias

Como un cuerpo cualquiera ante el vicio.

La bruja sola

Las misiones se visten de gala

Los deseos para mí son una orden

Como si fuera una geisha en silencio

Una mujer que calla y una mujer que grita.

De pronto aparece un escritor perdido,

Un cantante encandilado

Una mujer que llora en su guitarra

Y un niño durmiendo relajado.

Todo de arte se disfraza

Y la bruja los contempla…sola, sola.

…………….

Hay que ver el dolor con altura

Pero a ratos es necesario desgarrarse las vestiduras.

Y perderse y caer de rodillas y llorar,

Evidentemente, hasta destrozarse.

Después viene el frío, la lluvia y el sol, por si acaso decides

Irte.

CUBICAMENTE AHOGARSE

(para Luis y su esposa)

Ha bastado un cigarrillo

Para tus mentiras perfectas

Construidas para una boda

Reconstruidas por un escritora.

Me pregunto por el color de las hojas,

Por la letra y la ortografía.

Me pregunto por el número de hojas,

Por tus acentos, por las vocales y sus consonantes.

Me pregunto también por la validez

De una mentira que no deja

De disfrazarse ante otra mujer.

Cómo habrá sido entonces

La inspiración de los instantes

Tus ojos y tu boca al momento de la entrega.

Sin embargo, a pesar del deseo y la historia de nuestros ángeles

Hoy, como ayer, triunfó el amor y triunfó la muerte.

Anuncios