paty

Esta muerte ya estaba anunciada. El golpe me tocó hace unos días. Entré al Escaparate Cultural,

de fondo, canciones de Nilo Soruco; pero no había muchos libros en los stands, estaban haciendo

inventario para cerrar y finalizar su actividad en abril. Me salí avergonzada y triste. En la tarde

volví, con platita para comprar alguna joya y no quedarme con las ganas de llevarme algunos libros

más.

Una de mis librerías favoritas se cierra. ¿Se cierra por falta de respuesta? ¿Se cierra por falta de

políticas culturales? La cosa es que se cierra…y punto.

Queda entonces subrayar esas escenas tan lindas que quedan entre caseros. Y como se tratara de

marcar un libro, marco de la siguiente manera:

Prólogo de la conquista: Ya no recuerdo cómo llegó a mis manos un catálogo impreso, donde

había una lista de libros. Al revisar, una se quedaba chocha porque había títulos muy buenos

para comprar y lo más lindo: una podía llamar por teléfono y llevaban el libro a tu domicilio.

¡Qué más podíamos pedir! Llegaron a ocho publicaciones de estos catálogos, con 2500 títulos

de producción nacional. Había de todo, narrativa, poesía, ensayos, también había música. Poco

después apostaron por la venta virtual, con un sitio web.

Páginas de la emancipación: Ya no recuerdo cuál fue el primer libro que compré del Escaparate,

pero sí recuerdo que me alegré mucho cuando abrieron la tienda en la zona sur, después de

haber participado en muchas ferias del libro en La Paz, Cochabamba, Santa Cruz, Buenos Aires y

Guadalajara. En alguna feria es muy posible que los haya conocido y seguramente los entrevisté

para hablar sobre este proyecto cultural. No dejaron de crecer y lograron abrir también en la 6 de

agosto. O sea que no había justificación para no comprar, estaban al paso.

Páginas de la comprensión: Ya no recuerdo el año de esa feria del libro en La Paz; pero sí recuerdo

que en algún espacio discreto estaba el Escaparate y con títulos de lujo, surtidito, con todas las

editoriales posibles, ofertando libros independientes y libros de editoriales reconocidas. Es allí

donde encontré el libro “Cerco de Penumbras” de Oscar Cerruto, primera edición, de esos cuyas

hojas son de papel sábana y que huelen a guardado. Me dio mi ataque porque era de colección,

pero ya no me alcanzaba el dinero para llevármelo. Es así que Patricia Calderón, una de las

gestoras de este proyecto me dijo: ¡llevátelo! Paga lo que puedas y el resto nos terminas de pagar

en la librería la siguiente semana. Es ahí donde me di cuenta que este proyecto iba en serio, que

su objetivo de atención personalizada era en serio, y que se trataba de fomentar la lectura y que

era posible crear lazos entre caseras de libros.

Páginas de las recomendaciones: Ya no recuerdo cuántas veces me habré quedado conversando

con el Juan Manuel Finot, otro de los responsables de este proyecto. Y me quedaba a charlar

porque él sí sabía vender los libros, te hacía antojar novedades, te sugería autores, tenía 6000

títulos para recomendar, buscaba hasta encontrar lo que le pedías, y si no encontraba te decía

dónde podías buscar. No hay que olvidar que el Juan Manuel viajaba a otros países para traer

nuevos títulos, porque también se animaron a traer libros de afuera, incluso en idioma francés. O

sea llegaron a ofertar de todo, nacional e internacional, allí encontré libros baratos de la Clarice

Lispector, allí el Juan Manuel me hizo toda una reflexión sobre la importancia de leer a Baricco,

Palahniuk, Murakami y muchos más. Si le pedía alguna poeta boliviana como Vilma Tapia, la

encontraba y recomendaba otra más. Y así eran todos los que trabajaron en el Escaparate. ¡Qué

más podíamos pedir!

Epílogo forzado: Yo sé que recordaré siempre y con nostalgia a este espacio cultural. Ahora están

devolviendo los libros a sus autores y editoriales. Están conciliando cifras y pagando las últimas

cuentas. Pero también están liquidando hasta el 12 de abril algunos títulos y los descuentos van

del 10 al 30%.

No queda más que agradecer a este proyecto privado que tuvo la convicción y la apuesta de

hacer un aporte cultural a este país durante más de diez años. No supimos responder, no supimos

sostenerlo, no pudimos apropiarlo. No sé qué pudo haber pasado. Lo cierto, y de eso estoy segura,

es que muchos son los que tienen un historial con esta librería, porque un libro no es cualquier

cosa. Gracias Escaparate, triste ver lugares así cerrándose y que no hagamos huelga, ni bloqueos

ni nada. Gracias por haberle dado un giro a mi vida con cada libro que me han vendido, cada vez

que los lea recordaré con nostalgia diciendo: Había una vez en la calles paceñas, una librería, un

espacio de lujo y se llamaba Escaparate Cultural.

 

Claudia Daza

Periodista con saudade

 

Anuncios