ruben

Conversar con Rubén Vargas era bien. Se sacaba tiempo, conversábamos mucho después de una entrevista. Yo le llevaba las listas de sus alumnos cuando era cate en la Católica de La Paz, lo conozco desde hace mucho. Después nos veíamos siempre en presentaciones de libros. Pero le hice apenas tres entrevistas, habló de Cerruto, de los libros más influyentes en Bolivia y de la Villa Imperial de Potosí y la obra de Arzáns. Puedo compartir las dos últimas que le hice. Las dos entrevistas las hice en La Razón, en el café y en su ofi. Alguna vez me dijo: te llevaré hasta Calacoto. Y de ahí lo vi en la presentación de un libro, nos saludamos como los eternos entrevistado y entrevistadora (desde lejos con una sonrisa de mucho cariño). Hubiera querido ser más su amiga. Quedan las palabras…queda la voz. Es lo único que puedo hacer. 😦

Rubén Vargas fue periodista cultural, literato, poeta. Para mí el periodista más gentleman que tuvo la ciudad de La Paz (Bolivia). Aún me acuerdo de él y su libreta al momento de hacer su trabajo.

Anuncios