María Esther Ballivián nos desnuda, hace bocetos de mujeres, estudia, repasa, y guarda sus acuarelas. Después de 42 años de su muerte,su hija trae 23 piezas del archivo para exponerlos en la Galería Altamira. Es un homenaje a la artista que vivió procesos importantes en la historia del arte boliviano, además de haber viajado mucho por el mundo. Fue alumna de Rimsa, Murió a los 50 años en 1977. Esta exposición, del 26 de febrero al 18 de marzo es una joya.

Ariel Mustafá de Galería Altamira y Marie France Perrin (hija de María Esther Ballivián) la recuerdan y nos hablan de su última etapa: el desnudo femenino.

Anuncios