Category: Radio Paris La Paz


El Brillo, el Vito y el Camión vuelven y el desafío es lograr ese “algo” especial que tenía Mi Socio hace 37 años.
A raíz de una fotografía, vuelve la primera secuela del cine boliviano.
Paolo Agazzi aceptó el desafío de un amante de la película que se le ocurrió escribir un guión para una segunda parte.
Ahora se filma Mi Socio 2.0, con los mismos protagonistas que enternecieron a un país entero.

Anuncios

Son alrededor de dos mil libros y es la biblioteca del poeta, periodista y literato Rubén Vargas (+). Su hijo Julián los donó hace unos días al CID, el Centro de documentación que aglomera al CEDOAL y todos esos archivos de música y hemerografía del Espacio Simón I. Patiño. Es muy posible que esta colección esté catalogada y lista para el préstamo dentro de unos meses.

Qué grande que es el Julián. Esa biblioteca es más que maravillosa.

 

 

 

 

Andrés Canseco y Eynar Rosso, dedicados a la filosofía desde hace varios años, han estado organizando en Santa Cruz y La Paz las reuniones del Colegio Abierto de Filosofía. Viven de la provocación en diferentes áreas, con intelectuales y no intelectuales. A raíz de estas reuniones nace la revista Percontari donde han escrito pensadores, no solo bolivianos, sino también latinoamericanos.
La miseria, el poder, el mal, la libertad, la ignorancia, el amor, la política y muchos más han sido los grandes pretextos para el diálogo, como única forma para contrastar el pensamiento.

Andrés maneja en Santa Cruz programas de radios donde la filosofía es el centro, y ambos viven en contacto, uniendo esos lazos necesarios entre Oriente y Occidente.
Todos podemos asistir a las reuniones, la idea es amar la práctica del debate, del diálogo y la libertad del pensamiento.

Así recuerda Marco Basualdo al músico, guitarrista, productor, realizador, radialista Luis Kuncar, quien falleció recientemente.
Soldado porque era un melómano absoluto desde su adolescencia, porque se entregaba a su instrumento, porque organizaba concierto en el Teatro al aire libre, en la radio Chuquisaca y Contemporánea, porque los programas que allí se producían eran hechos con un amor infinito a la música y al rock, porque su discoteca era demasiado selecta, porque recibía gente en la radio y grababa sus canciones. Porque era humilde y buen chango. Todo eso para lamentar la pérdida, escuchando quizás su blues del pucho o para ir a Yungas con otros oídos escuchando Cochuna de Om.
Foto: Postales La Paz.

¿Cómo es la voz cruceña que narra?, le pregunté.
Y después de un rato concluyó que es como el viento, que no se asienta en los bares o lugares bohemios, sino en el movimiento intempestivo del soplido, que pasa por los árboles y las casas.
Con el tiempo, ha dejado poco a poco la poesía y se ha concentrado en cocinar, en cocinar cuentos a fuego lento y hoy nos presenta nueve platos bien hervidos en su libro LOS ÁRBOLES.
Cada plato es un cuento, un cuento que comulga con lo rural, con ese verde cruceño del recuerdo, con esa madre natural que desemboca en pueblo.
El Cuervo nos trajo ese viento y se presentó ante los hambrientos de historias en los árboles de La Paz. La cuentista Claudia Peña presentó su libro en el Espacio Simón I Patiño y en su tierra, en la Feria del Libro.

Jenny Cárdenas tiene una maleta y de ahí saca instrumentos, discos antiguos, vitrolas, audios memorables. Y básicamente es una gran fan de la música hecha para ser reproducida en vitrola. Cuenta que tiene incluso un grupo de gente que se reúne a escuchar discos de 78 rpm. Ella tiene alrededor de 200 discos, entre los que destacan los de tangos argentinos.
Cuenta que en su intensa búsqueda e investigación musical, los primeros discos hechos en Bolivia para vitrola fueron por supuesto, de boleros de caballería. Esta entrevista se hizo para difundir una charla que estuvo compartiendo en el Espacio Simón I. Patiño.

La literata Laura Paz Rescala publicó el libro: DOLCE MIO FOCO, comentario de la Miscelánea Austral del poeta Diego Dávalos y Figueroa. Ha sido su investigación de licenciatura, pero ahora hace la crítica y la reescritura de la parte en prosa. Nos muestra así el mecanismo escritural de los coloquios desarrollados en la época en la que han sido escritos.

Qué difícil es conversar con un payaso que te aclara que no le gusta las entrevistas. Tuve que hacer tres comentarios a mi payasesco parecer y accedió a la charla. Supongo que se trataba de encontrarnos en la bondad.
Cuenta que odiaba a los payasos, que los veía ridículos hasta que vio a un clown ruso y listo, zas payaso.
Está en la ciudad de La Paz con veinte personas que desean afinar su humor, sus puestas en escena, su capacidad de improvisación.
Hablamos mucho sobre los fracasos y contó una anécdota junto al Circo del Sol. Una puesta en escena que destrozó de la risa en Japón, no tuvo para nada el mismo efecto con los ingleses. Los payasos tuvieron que romperse la cabeza por qué y lo replantearon. Señala que el artista siempre debe aspirar al fracaso porque es ahí donde se aprende.
Subraya que le da mucha pena el payaso de circo tradicional porque siguen con el mismo gag de hace años, que es urgente reinventarse, sobre todo en esta época que todo el tiempo se lanzan chistes. Sugiere que el payaso sea más serio. Le pregunté cuán urgente es la alegría hoy en día. No supo responder, sus lágrimas aparecieron y se tuvo que aguantar el papelón.
Antón Valén, clown, payaso, director de payasos del Circo del Sol en Alegría, estuvo en la ciudad de La Paz.

Mónica Navia, siguiendo la línea de Walter Navia y Silvia Rivera Cusicanqui, reflexiona y promueve una nueva forma de redacción académica, saliéndose por los bordes, estableciendo diálogos con otras disciplinas, buscando el rigor de la creatividad y la fidelidad con uno mismo.
Trabaja en cursos de redacción académica tanto en la UMSA como en la UCB. Y ha tenido unos resultados muy interesantes. Critica la existencia de la materia de redacción sólo en primer semestre, cuando debería haber una presencia permanente,a nivel intermedio y al momento de redactar la tesis. Hace énfasis en la calidad del lenguaje, en el aprendizaje permanente y la veracidad de lo que se dice.

Así lo hizo el periodista cultural Martín Zelaya e insistió durante tres años en la Alcaldía paceña para compilar y publicar todos los cuentos ganadores del concurso municipal de literatura “Franz Tamayo”. Le hicieron caso y la anterior semana presentaron esa semejante Antología histórica donde están los cuentos ganadores desde 1968 hasta el año pasado. La joya, además, cuenta con cuadros cronológicos y un estudio introductorio. Nos fuimos a sentar a la plaza con el Martín para que nos cuente toda esta su aventura con el pasado literario, tal y como le encanta desde hace muchos años. La editorial que apostó fue 3600.